La iontoforesis es un método que ayuda a la aplicación de productos cosméticos mediante iones. Dicha aplicación se produce sometiendo a las sustancias a un campo eléctrico de corriente galvánica, que la disocia en iones positivos y iones negativos, los cuales migran hacia los electrodos de polaridad inversa a ellos, o sea, los iones negativos se dirigen al electrodo positivo y los iones positivos al electrodo negativo.

En los tratamientos faciales, la iontoforesis se realiza utilizando electrodos metálicos especiales. La técnica consiste en deslizar lentamente estos accesorios sobre la superficie cutánea, previamente higienizada y humedecida de forma permanente con agua mediante el empleo de un rociador. Se coloca el producto ionizable ya sea directamente sobre la superficie cutánea (geles) o bien embebiendo una gasa en dicho producto cuando éste es de consistencia líquida (lociones y ampollas). Incluso, una alternativa válida consiste en el empleo de máscaras de gasa que existen en el mercado para tal fin, las que deben ser humedecidas previamente. Luego se deslizan los electrodos sobre ella de forma lenta.

Con este procedimiento se reduce la apariencia de grasa, previene la aparición de acné, disminuye lesiones pigmentarias, lifting, mejora la apariencia de arrugas finas, promueve elasticidad y humecta la piel.

Equipo: